Manual de sanidad piscícola Al establecer un plan de alimentación,

Manual de sanidad piscícola
 Al establecer un plan de alimentación, se deben tener en cuenta los siguientes criterios con el objeto de obtener un correcto aprovechamiento del alimento suministrado:
Comportamiento alimenticio y capacidad digestiva de las especies de peces cultivadas: es importante conocer los hábitos alimenticios y dietas de origen natural, rapidez y lugar (superficie, zona media de la columna de agua "pelágico" o fondo) con que consumen el alimento.
Los anteriores factores sumados al tipo de unidad productiva que se está manejando (estanque en tierra, cemento o jaula), determinarán si el alimento a utilizar deba ser flotante, tener poca flotación o irse al fondo rápidamente.
Exigencias nutricionales: cada especie tiene diversas exigencias nutricionales, por lo cual es importante conocer los requerimientos específicos de elementos como proteína bruta, aminoácidos esenciales (AAE), ácidos grasos esenciales (AGE), vitaminas, minerales y energía para la(s) especie(s) de trabajo, estos generalmente se encuentran en tablas o trabaios científicos hechos con las especies más comerciales, en caso de no hallarse los datos para la especie con la cual se está laborando, pueden utilizarse los de la especie más cercana filogenéticamente.
Fase de desarrollo: cada fase tiene unas exigencias nutricionales diferentes: postlarvas, alevinos, peces en crecimiento, reproductores.
Disponibilidad de alimento natural y nivel de producción que se desea: es importante observar esta variable al momento de planear la cosecha pues una buena evaluación del sistema productivo permite establecer un indicativo de la necesidad de formular raciones completas o suplementarias.
Es importante también tener en cuenta un especial cuidado en cuanto al manejo del alimento, para lo cual es aconsejable prestar atención a los siguientes tópicos:
Evaluación inicial de la calidad de los concentrados: se debe observar la fecha de fabricación y periodo de validez; aspectos físicos de la ración (compactación, tamaño gránulos que componen el pellet, uniformidad de los gránulos o pellets, diámetro de los mismos, etc.).
Almacenamiento de los concentrados: es ideal almacenarlos sobre estibas de madera, en sitios secos, ventilados, protegidos del sol directo, insectos y roedores. No debe almacenarse por más de 3 meses, lo ideal es consumirlo antes de 30 días.
Ajuste del tamaño de grano: este debe estar de acuerdo a la especie y el tamaño de los peces y debe examinarse con cierta frecuencia.
Fuente: UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA
FACULTAD DE MEDICINA VETERINARIA Y DE ZOOTECNIA
GRUPO DE FISIOPATOLOGIA VETERINARIA

MINISTERIO DE AGRICULTURA Y DESARROLLO RURAL