La alimentación del Betta splendens Lombriz roja californiana


  

La alimentación del Betta splendens

Lombriz roja californiana: La lombriz roja de California es de las pocas especies de lombrices que pueden criarse en cautividad, al haberse obtenido por selección variedades muy prolíficas y resistentes. De adultas miden entre 5 y 6 cm de longitud con un diámetro que oscila entre 3 y 5 milímetros. Diariamente las lombrices ingieren una cantidad de comida igual a su propio peso. Se aparea cada 7 días y sus cápsulas maduran entre los 14 y los 21 días de incubación, según sea la temperatura del medio. De cada una de estas cápsulas sale un número de crías que varía de 2 a 20,
convirtiéndose en individuos adultos a los 7 meses de edad. La máxima actividad sexual la alcanzan cuando la temperatura donde habitan está próxima a los 20° C.
En condiciones idóneas por cada m2 de sustrato se pueden producir unas 50.000 lombrices de distinto tamaño incluyendo sus cápsulas. Cada individuo puede multiplicarse de 8 a 12 veces.
Para la propagación de esta especie, es importante que el substrato reúna las condiciones de pH, contenido en proteínas, humedad y temperatura idóneas.
Los lechos para lombrices pueden prepararse al aire libre. La primera capa del lecho que recibe el nombre de sustrato se forma con sustancias orgánicas, siendo lo más conveniente que su cantidad de celulosa esté entre el 20 y el 25 %. El espesor de esta primera capa debe de ser de unos 20 a 25 cm.
Si esta materia orgánica procede de estiércol descompuesto su temperatura no debe ser superior a los 25° C. Este sustrato es conveniente colocarlo directamente sobre el terreno. Cuando la materia orgánica (estiércol) es rica en proteína conviene extender papel de periódico o cartón sobre la lámina plástica con el fin de aumentar la cantidad de celulosa. Durante tres o cuatro días consecutivos es preciso aplicar riego y luego bastará una vez a la semana para mantener el nivel idóneo de humedad. Si la temperatura fuera alta, se regará cuantas veces sea necesario. Al cabo de un mes este lecho estará en condiciones de recibir a las lombrices.
Cuando el sustrato tiene un pH entre el 6,5 y 7,5 puede hacerse la siguiente prueba para conocer el comportamiento de las lombrices: Sobre un bastidor de madera de 30x30x20 cm que colocamos sobre esta capa durante el día (para asegurarnos que las lombrices están al fondo), agregamos una lámina de estiércol. A las 24 horas se escarba este estiércol viendo el estado de las lombrices. En el caso de ser satisfactorio podemos sembrar todo el sustrato con lombrices del módulo inicial, en la proporción de 50.000 por metro cuadrado.
La humedad óptima del alimento debe ser del 70 al 80%. Desde un punto de vista práctico, el grado de humedad se comprueba al comprimir un puñado de estiércol con la mano. Si observamos que no suelta agua, mientras que nuestra mano se presenta húmeda podemos decir que su estado es óptimo.
La lombriz puede vivir en un medio con menor grado de humedad, pero su actividad disminuye
Por cada m2 puede producirse entre 2500 y 5000 lombrices al mes durante el verano. La vida útil de un lecho es en promedio de 18 meses. La recogida de las lombrices adultas se realizará con medios mecánicos mediante cribas rotatorias o vibratorias o simplemente de forma manual separando el humus producido, altamente enriquecido y con un alto valor en el mercado, y las lombrices que nos servirán de alimento para los bettas, ya que contienen del 70 al 80% de proteínas de muy buena calidad.
Fuente: La alimentación del Betta splendens
Autor: Alejandro Varela González, “LITTL3”.
Medio de difusión http://mylittlebettas.com.es/