Características físico-químicas del agua

Características físico-químicas del agua

El agua es un medio líquido que discurre por la superficie terrestre. En su paso por
esta superficie se va cargando de sustancias pero no hay que olvidar que cuando
precipita en forma de lluvia o nieve puede arrastrar parte de las sustancias que se
encuentran en la atmósfera. Debido a estos dos hechos es importante tener en
cuenta los contaminantes tanto atmosféricos como terrestres. El agua es un bien
común bastante escaso y debemos cuidarlo no solo por mantener la práctica del
deporte de la pesca sino porque nosotros mismos lo necesitamos directamente
como nutriente y como parte fundamental de todas nuestras actividades (industria,
agricultura, ganadería,...). La fórmula química del agua pura es H2O
Las masas de agua se pueden definir por su volumen, extensión, por donde
discurren, por la altitud a la que se encuentran, por su origen,... pero si queremos
analizar las variables más importantes deberemos conocer su temperatura y las
sustancias sólidas y gases disueltos en ella. El pH que es muy importante irá en
función de la composición de la materia disuelta, ya que el pH del agua
químicamente pura es 7.
Se podría decir que la naturaleza química es lo que infiere a cada masa de agua su
carácter personalizado y una composición química única para cada lugar
determinado. La naturaleza química del agua depende básicamente de la geología
de las zonas por las que discurre, nace o se almacena esta agua; esto es en
condiciones normales, sin la influencia del hombre.
En términos generales, las aguas que transcurren por suelos profundos y
estructurados en capas son químicamente ricas en su composición, pues captan,
arrastran o disuelven muchos elementos químicos, materia orgánica y materia
mineral en los sitios por los que pasa. Por el contrario, las aguas que discurren por
zonas con poco suelo, o por materiales rocosos impermeables al agua (granitos,
micaesquistos, cuarcitas, etc.) son aguas con muy pocos elementos químicos
asociados, aguas blandas.
El medio acuoso es completamente diferente al medio aéreo. Ambos tienen distinta
densidad y viscosidad, distinta capacidad de contener gases y distinta capacidad
para cambiar de temperatura.
El agua es mucho más densa que el aire, por lo que ofrece más resistencia al
movimiento; esto provoca que tenga una capacidad mayor de arrastre una vez en
movimiento. Esto es un efecto negativo de las crecidas de los ríos, máxime si estas
no son estacionales sino provocadas por liberación de aguas embalsadas. La
máxima densidad del agua se da cuando esta está a 4ºC.
El agua posee una capacidad muy limitada de contener gases, muy por debajo del
aire. Un litro de aire tiene el 21% (210 ml) de O2, un litro de agua, en condiciones
normales (20ºC y presión atmosférica a nivel del mar) contiene sobre 0.9 % (9 ml) de
este gas. Esta capacidad varía principalmente con la temperatura y la salinidad: a
mayor temperatura y salinidad menor concentración de O2 disuelto en el agua.
Mientras la temperatura del aire puede variar rápidamente (variación día-noche), en
el agua estos cambios son mucho más lentos, por ello las diferencias térmicas entre
el día y la noche de una masa de agua son mucho menores que las del aire que la
rodea. La temperatura del agua es de vital importancia para los organismos que en
ella viven, pues determina los ritmos de actividad de las distintas especies acuáticas,
especialmente de las acuáticas estrictas, los peces. Estos al ser animales de sangre
fría (ectodermos o euritermos) su temperatura corporal va a depender de la que
exista en el medio que les rodea y en el cual viven. La temperatura del agua será la
responsable principal de la actividad de los peces, siguiendo la regla generalizada
de que a mayor temperatura más actividad.
Todos los factores tienen una importancia tan grande en la vida de los peces, que
van a ser responsables de la presencia o ausencia de una determinada especie en
una zona concreta del río.
Fuente: mailxmail.com/...jeta-identificacion-pescador/caracteristicas-fisico-quimicas-agua]
Manual de pesca en Andalucía.
Tarjeta de Identificación del
pescador
Autor: José Manuel Durán Claros