PRODUCCIÓN DE PECES ORNAMENTALES EN COLOMBIA REPRODUCCIÓN - PRODUCCIÓN

Resultado de imagen para acuarios de ciclidos

PRODUCCIÓN DE PECES ORNAMENTALES
EN COLOMBIA
REPRODUCCIÓN - PRODUCCIÓN

Selección de parentales
El origen del plantel de reproductores es un factor importante para definir los distintos cuidados y manejos que se les debe ofrecer a los peces para obtener buenos resultados durante su reproducción en cautiverio. Así cuando se trata de individuos silvestres se debe saber que son animales más difíciles de adaptar tanto al cautiverio como a la alimentación artificial, por lo cual su inducción
a la reproducción en un acuario puede verse afectada o hasta inhibida. De igual forma son animales más sensibles al estrés por el confinamiento y manipulación. No obstante, estos individuos tienen un gran valor genético porque permiten introducir variabilidad genética a un plantel de reproductores,
disminuyendo el porcentaje de consanguinidad entre el lote.
Por otro lado, también existen individuos reproducidos en cautiverio con grandes variaciones en su coloración, estos facilitan la obtención de nuevos individuos juveniles o adultos sanos y parejas fértiles debido a su facilidad de adaptación a los alimentos comerciales, condiciones de
confinamiento y manejo.
Los reproductores son individuos de tallas variables, siendo común observar un mayor tamaño en los machos que en las hembras. En general la talla media de madurez sexual está entre los 10 y 15 cm de
longitud estándar.
Para la obtención de parejas reproductoras es necesario mantener un grupo de peces sanos, activos, voraces y de tamaño homogéneo en un tanque o acuario amplio con excelente calidad de agua. Adicionalmente se deben colocar en el acuario tubos de PVC o materas de barro cerca de los cuales permanecerán los individuos que constituyan pareja, defendiendo esa área como territorio propio, momento adecuado para trasladar a la recién formada pareja a un acuario de desove. El traslado y manipulación de los peces en este estado es delicado y se debe realizar con la mayor agilidad y cuidado posible a fin de estresar lo mínimo posible a los parentales. Antes de trasladar la pareja de
reproductores es importante verificar que se trata de un macho y una hembra debido a que en ocasiones se forma una pareja compuesta de dos hembras que cuidan puestas de huevos no fertilizados.
Comportamiento reproductivo
Una vez trasladada la pareja de reproductores al acuario de desove y adaptada a las nuevas condiciones ambientales, se inicia el cortejo el cual puede durar entre uno y tres días y se caracteriza por la permanencia de la pareja cerca al sitio de postura exhibiendo en ocasiones una conducta agresiva, a continuación el macho se aproxima a la hembra, presentando un movimiento vibratorio en sus aletas; la hembra cambia de color tornándose más oscura y en señal de sumisión baja la cabeza, en seguida ambos ejemplares inician una meticulosa limpieza de área seleccionada para la postura, que por lo general es un tubo de PVC; aunque como sucede con el escalar, no es raro encontrar desoves en los vidrios de los acuarios e incluso en los termostatos de los mismos. La limpieza del área de desove es realizada con la boca y cuando la pareja considera que el sustrato está completamente limpio, la hembra empieza a pasar él su tubo ovopositor desde la parte de abajo hacia arriba sin pegar ningún huevo, pasados unos minutos, la hembra comienza la ovoposición, pegando los huevos en hileras, seguida del macho quien los fertiliza. Generalmente el desove se presenta
en las horas finales del día, durante el atardecer, y puede extenderse hasta las primeras horas de la noche. Los huevos son de un tamaño aproximado de unos 0,8 a 1 mm de diámetro, son adhesivos y su coloración puede variar desde amarillo ocre hasta completamente anaranjado, dependiendo
de la alimentación de los reproductores.
Por lo general una hembra pone entre 300 y 450 huevos.
Terminado el desove, se inicia el cuidado parental, el cual consiste en la eliminación de los huevos no fertilizados y aireación de los huevos viables, manteniéndolos en óptimas condiciones hasta la eclosión. Dicho proceso es llevado a cabo por ambos ejemplares. Sin embargo, en algunas parejas
de disco es posible observar un comportamiento predador al finalizar la postura de los huevos y este acontecimiento puede repetirse en varios intentos de desove, convirtiéndose en un cuello de botella
para la producción de discos. Por lo anterior, se recomienda separar los huevos de sus padres e incubarlos artificialmente o identificar y retirar del acuario el pez que presenta este comportamiento y dejar al cuidado de un solo padre el desove.
Fuente: PRODUCCIÓN DE PECES
ORNAMENTALES EN COLOMBIA
Autores
Miguel Ángel Landines
Freddy Roberto Urueña
Juan Carlos Mora
Liliana Rodríguez
Ana Isabel Sanabria
Diego Mauricio Herazo
Judith Botero Giraldo
INCODER - UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA