Manual de sanidad piscícola Recomendaciones GENERALES

Manual de sanidad piscícola
Recomendaciones GENERALES
Los sistemas piscícolas deben ser cada vez más productivos y eficientes, esto implica tener un mayor conocimiento de todos los factores que intervienen en una explotación; dentro de éstos, la sanidad de los animales, toma especial importancia dada la intensificación de los cultivos que propicia la mayor aparición de enfermedades. Como un intento parcial para prevenir, disminuir o controlar los problemas sanitarios se hace indispensable conocer la situación real de la granja, lo cual se logra a través de las siguientes medidas:
Llevar constantemente registros completos de todos los parámetros productivos y sanitarios de la granja, incluyendo la mortalidad diaria en cada uno de los estanques, jaulas o divisiones de la explotación.
Para esto cada productor puede idear sus propios formatos que se ajusten a sus características específicas. Es esencial crear la conciencia en el personal de la empresa de la importancia de estos datos para asegurar una toma constante y correcta de los mismos.
Monitorear periódicamente la situación sanitaria de los peces, así aparentemente no se esté presentando ningún problema. Muchas patologías pueden pasar inadvertidas en la explotación, pero debido a múltiples factores ocasionan brotes esporádicos o incipientes de signos clínicos o mortalidad; desafortunadamente el productor tiende a acostumbrarse a esta situación y termina por reportar esto como algo 'normal', sin darse cuenta que allí puede radicar en gran medida parte de las pérdidas detectadas al final de un ciclo de cultivo.
Dichos monitoreos consisten en el envío adecuado de animales a un laboratorio calificado para su análisis y diagnóstico. Con estos resultados se puede intentar conocer los factores que afectan la presentación de estas mortalidades crónicas y tomar a tiempo las medidas apropiadas para su prevención y control.
Recurrir pronto a ayuda calificada en caso de algún cambio en el comportamiento normal de los peces o en brotes agudos y severos de mortalidad. Es importante tomar conciencia de que gran parte de las medidas a tomar en estos casos, especialmente las de tipo terapéutico, deben partir de un diagnóstico preciso y confiable. Toda decisión de este tipo que se adopte de forma apresurada y sin un fundamento claro solo trae consigo mayores pérdidas económicas, demora en el diagnóstico preciso y en la toma de las medidas apropiadas y considerable impacto medio ambiental. De la premura y sensatez con la cual se actué en estos casos, depende en buena parte el éxito para enfrentar y salir del problema.
Llevar a cabo un monitoreo frecuente de los principales parámetros fisco-químicos del agua de la explotación (temperatura, oxígeno, amonio y nitritos). El productor debe procurar conocer el comportamiento del ciclo diario y estaciona1 de estas variables para detectar cualquier cambio y prever la aparición de alguna alteración asociada a ellas. En la actualidad existen muchos métodos económicos y de aceptable confiabilidad para efectuar tales mediciones.
Fuente: UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA
FACULTAD DE MEDICINA VETERINARIA Y DE ZOOTECNIA

GRUPO DE FISIOPATOLOGIA VETERINARIA