PECES SALMONIDOS


PECES SALMONIDOS
Al momento de la eclosión, las larvas (que pasan a través de las mallas de las artesas) quedarán dispuestas en el fondo de los contenedores (raceways para larvas) durante un determinado período hasta el inicio de su alimentación. Este abarca aproximadamente dos semanas, durante las cuales los pequeños peces deberán ser cuantificados semanalmente. Para promover el óptimo crecimiento durante la etapa de alimentación, el alimento debe corresponder en calidad, tamaño y tasa de alimentación a esa fase; acorde a la talla y temperatura, densidad de cultivo y oxígeno disponible.
El ajuste de la densidad es también muy importante, para prevenir una sobrepoblación. Igualmente, se requiere un monitoreo de oxígeno disuelto (OD) para determinar la calidad de agua y la necesidad o no, de proceder a oxigenar mecánicamente. En forma ideal durante esta fase, el OD no deberá ser inferior a 6 mg/litro.
Los alevinos estarán listos para ser traspasados a grandes tanques o directamente a jaulas, cuando pesen alrededor de 1,8 a 2,5 g.
La sanidad en la sala de incubación y de alevinaje, debe mantenerse óptima, reduciendo al máximo el tránsito de personal, evitando introducciones de enfermedades desde el exterior (incluido del propio establecimiento). Deben instalarse y utilizarse los baños para pies a la entrada de la misma para prevenir contagios. El equipo utilizado en la hatchery debe ser de uso exclusivo de ella. Es importante realizar la desinfección de la sala y del equipo en forma regular, con el empleo de soluciones apropiadas de hipoclorito u otro desinfectante (incluyendo la infraestructura, tanto se trate de suelos como de contenedores). Una manera adicional de evitar que las infecciones se expandan, es ventilando bien el ambiente, previniendo condensaciones de agua sobre techos y paredes.
2.1.1.- Generalidades sobre el pre-engorde de alevinos y su posterior engorde.
El crecimiento, es un factor estrechamente ligado a la temperatura, calidad del agua de cultivo, nivel de nutrición ofrecido; así como a la composición genética de una determinada línea o raza seleccionada para producción.
La temperatura del agua, como ya se ha visto anteriormente en el texto, es el factor principal que condiciona el crecimiento de los animales en cultivo. El ciclo total de producción en el caso de la especie de trucha "arco-iris" (desde el “estadío de ojos”, cuando estos ya se aprecian, hasta cerca de los 200 g) varía típicamente entre 8 a 20 meses, dependiendo, justamente, de las temperaturas que existan en el medio de cultivo.
La estación del año de que se trate, así como el fotoperíodo existente (cantidad de horas - luz, día), influencia ese crecimiento y son factores que afectan, a su vez, el proceso de madurez sexual; jugando un papel crucial en el ciclo de vida del organismo.
La capacidad de carga de cada unidad de cultivo de truchas, será totalmente dependiente del peso de los peces colocados bajo cultivo, de la calidad del agua utilizada, del contenido de OD, de la temperatura y del flujo del agua; así como de su volumen.
La infraestructura utilizada en los sistemas de cultivo de peces en aguas frías, corresponde a la de estanques rectangulares excavados en tierra, o construidos en cemento; tanques de fibra de vidrio o fibrocemento y raceways; además de jaulas suspendidas en un espejo de agua.
El sistema de cultivo de truchas en Dinamarca, iniciado cerca de 1890, continúa siendo actualmente de carácter industrial importante, con una estabilidad de producción de más de 15.000 ton/año y se desarrolla en estanques excavados en tierra. Ellos han sido utilizados por los daneses desde el inicio de la truchicultura, 1o que demuestra que esta metodología de cultivo es, hasta hoy en día, aún eficiente (Fig. 2). Cada establecimiento, utiliza un conjunto de estanques agrupados de tal forma, que el canal de recepción de todos las unidades puede ser colocado centralmente (también se utilizan estanques en paralelo). Las profundidades son, en general, de entre 1 y 2 m, trabajándose con nivel a 0,80 m o más de agua. El flujo de agua en este tipo de cerramiento es suficientemente bajo y continuo, de tal forma que los peces realicen poco gasto de energía, favoreciendo así, una eficiente conversión de alimento a carne.
El arte evidenciado por los dinamarqueses reside en su agrupación en cooperativas importantes y su alta performance en cuanto a comercialización y marketing del producto; que ingresa a la mayoría de los países europeos, compitiendo actualmente con grandes producciones de trucha y salmón que antiguamente no existían.
Fuente: - Dirección de Acuicultura -
Paseo Colón 982 - Anexo Jardín -

lluchi@sagpya.minproduccion.gov.ar