PRODUCCIÓN DE PECES ORNAMENTALES EN COLOMBIA Lapicero Comportamiento Reproductivo



PRODUCCIÓN DE PECES ORNAMENTALES
EN COLOMBIA

Lapicero
Comportamiento Reproductivo
Esta singular especie busca zonas con abundante vegetación para realizar el
desove, la pareja limpia minuciosamente una ramita dentro de las palizadas,
prefiriendo trozos delgados y rectos donde se puedan posar fácilmente y realizar
el desove, el cual por lo general es de entre 50 y 70 huevos. Su fertilización
es externa, al igual que el desarrollo embrionario.
Después del desove, el macho se posa sobre la postura como estrategia para
camuflar los huevos con su cuerpo, simulando una rama. Durante el cuidado
parental, elimina los huevos infértiles y cuida las larvas limpiándolas minuciosamente.
Manejo reproductivo
Se debe colocar un grupo grande de reproductores
a una densidad de 6 individuos por metro cuadrado, en un estanque previamente
enriquecido con troncos sumergibles que posean ramas de pequeño grosor, también se puede enriquecer con plantas como gramíneas cuyo tallo sea acuático (p. e: pasto guaratara). Finalizado el cuidado, las crías se observan consumiendo algas sobre tallos o ramas, instante en el cual se deben cosechar.
Larvicultura y alevinaje
A diferencia de la reproducción, la larvicultura si es similar para todas las especies,
razón por la cual se explicará en conjunto..
Las larvas de estas especies son bastante sensibles a la manipulación ya que su única
defensa con el medio exterior (coraza ósea) aun no se ha formado. Una inadecuada
manipulación podría ocasionar una mortalidad hasta del 100% de los ejemplares.
Por esta razón, las larvas no deben ser retiradas de los nidos o del cuidado de sus padres hasta que se produzca la reabsorción del saco vitelino. Para efectos prácticos se deben realizar la cosecha mínimo una semana después de haberse producido el desove, pues para entonces los pequeños individuos ya habrán reabsorbido
el vitelo y endurecido su cuerpo.
Si se mantiene una población alta de fitoplancton se garantiza alimento para las
larvas y alevinos, por esta razón se hace necesario abonar periódicamente (cada
15 días) el estanque con gallinaza y suspender el recambio de agua parcialmente,
de igual forma se debe controlar la proliferación de odonata, enemigo importante
durante esta fase.
En muchos casos la cosecha de las crías demanda desocupar el estanque, cerciorándose
que los nuevos individuos no se salgan por el desagüe; para ello se puede utilizar malla de anjeo en la boca del tubo. Antes de esto se deben sacar los reproductores tomándolos con la mano, para evitar así posibles daños por trauma contra las crías.
Las actividades de pesca de alevinos se pueden realizar con chinchorros finos de aproximadamente 1,5 m de largo, nasas tupidas o manualmente cuando aun están dentro de los nidos. Es necesario poseer recipientes con agua limpia para lavar las crías y para
transportarlas a la zona de acopio.
Levante, acopio y transporte
El levante se lleva a cabo preferiblemente en pequeños estanques bien abonados y/o
fertilizados o en tanques plásticos oscuros, hasta alcanzar la talla comercial. El
acopio de los ejemplares se puede hacer en acuarios con refugios, tanques plásticos
bajitos o piletas en concreto. Si se coloca un animal por cada litro de agua no
se hace necesario el aireador. El levante  de estas especies funciona mejor en estanques
en tierra, debido a que son de crecimiento lento. Levantar alevinos para llevarlos a tallas comerciales más grandes no es rentable ya que en estas especies no se paga mejor por el tamaño; por el contrario, ejemplares muy grandes son difíciles de comercializar por problemas para el transporte, el cual se realiza en bolsas plásticas, empacando los individuos según tamaño y dejándolos en ayuno por mínimo 3 días antes del empaque.
Fuente: PRODUCCIÓN DE PECES ORNAMENTALES
EN COLOMBIA
Autores
Miguel Ángel Landines
Freddy Roberto Urueña
Juan Carlos Mora
Liliana Rodríguez
Ana Isabel Sanabria
Diego Mauricio Herazo
Judith Botero Giraldo