Barra de vídeo

Loading...

Medios acuáticos continentales. Tipos

Medios acuáticos continentales. Tipos

Hay dos grandes grupos de medios acuáticos, las aguas corrientes (lóticas) y las
aguas quietas (lénticas). Entre los primeros destacan los cursos de agua (ríos,
arroyos, canales, etc.) y, en menor medida, los estuarios y deltas; entre los
segundos los lagos y lagunas. Los embalses tienen una dinámica mixta pues en
ellos existen zonas o periodos con aguas corrientes y otros con aguas remansadas.
Cada uno de estos hábitats acuáticos posee unas características propias que van a
determinar la presencia o ausencia de determinas especies de organismos acuáticos,
incluidos los peces.
Nuestro clima mediterráneo, es el responsable de la escasez de agua que padece
nuestra región, lo que repercute en el reducido número de las masas de agua en la
geografía andaluza, muchos de carácter efímero y muy irregulares a lo largo de los
años. Es normal encontrar ríos secos durante el verano y con bastante caudal
durante el periodo lluvioso. Esta circunstancia, marca profundamente las
características de los hábitats acuáticos andaluces.
Los Ríos
Aunque un río es por definición una corriente de agua continua; en Andalucía esta
circunstancia no está garantizada.
Los ríos son elementos vivos del paisaje, que no solo recogen el agua de lluvia que
cae en su cuenca sino que dan lugar a riberas (ricas en biodiversidad) y dan forma al
relieve.
La principal característica de un curso de agua es la corriente. La mayor parte de los
organismos que viven en el río han desarrollado adaptaciones que les permiten
sobrevivir en la corriente (formas aplanadas, estrategias de búsqueda de refugios
para no ser arrastrados, etc.).
En un típico río se pueden diferenciar tres tramos, cada uno de ellos presenta unas
características morfológicas (anchura, pendiente, velocidad de la corriente, fondo,
profundidad, tipo de sustrato) y una composición química y biológica distintas.
Tramo Alto o de Cabecera - ZONA DE LA TRUCHA: Tramos altos de los ríos en los
que el agua es fría, transparente, rápida, con escasa profundidad y muy oxigenada;
los fondos están formados por gravas y cantos grandes. Los cauces suelen ser
sombreados. En Andalucía no existen especies típicas asociadas a la trucha, aunque
puede coexistir con varias especies de ciprínidos.
Tramo Medio - ZONA DEL BARBO: Aquí el río se ensancha, las aguas reducen su
velocidad y se suceden las pozas y rápidos. Los fondos se van haciendo más finos,
sobre todo en los remansos. Además del barbo podemos encontrar la boga el
cachuelo y en ocasiones la anguila y el lucio. Algunos autores reconocen una zona
de transición al barbo, donde habitan tanto salmónidos como ciprínidos.
Tramo Bajo o de Desembocadura - ZONA DE LA CARPA: Se suele localizar en los
tramos más bajos y más próximos a la desembocadura. En ellos las aguas son
turbias y la corriente escasa, así como la concentración de oxígeno del agua. La
temperatura es más elevada que en los dos tramos anteriores y su contenido salino
y de carga contaminante también mayor. El cauce puede ser considerablemente
ancho y profundo y el sustrato del fondo estará formado por arenas y limos. La
vegetación que en otros tramos podía sombrear todo el cauce ahora solo sombrea
parte de la orilla. Aparte de la carpa esta zona está habitada por otros ciprínidos de
aguas lentas, como carmines, tencas, pardillas, calandinos, gobios, anguilas, perca
americana.
Esta zonificación es teórica, el barbo o la carpa o las especies asociadas a tales
zonas, tienden a estar en este tipo de tramos de río, pero no significa que no
ocupen otros tramos distintos. La trucha por el contrario tiene requerimientos más
estrictos y no suele encontrarse más que en la zona que le corresponde.
Fuente: mailxmail.com/...jeta-identificación-pescador/medios-acuáticos-
continentales-tipos]