La ulcerosis en peces rojos


ULCEROSIS.
La ulcerosis en peces rojos está causada principalmente por aeromonas salmonicida, el
mismo organismo que produce forunculosis en la trucha arco-iris y en el salmón. Los peces que han sufrido la enfermedad y se han curado actúan como portadores y bajo situaciones de stress, pueden propagar la infección al agua, e infectar a otros peces con stress o con heridas cutáneas debidas a redes o manipulaciones.
La dispersión de las bacterias por los portadores puede producirse durante la puesta,
manipulación, altas temperaturas o cualquier cambio brusco en las condiciones
ambientales.
Una verdadera eliminación de la enfermedad (agentes) es prácticamente imposible, pero
es posible reducirlas a sus orígenes. Cuando las vacunas de Aeromonas sean más
fácilmente obtenibles y eficientes, el uso de las mismas y una medicación adecuada de
peces de cría con ácido oxolínico podrán hacer posible la obtención de un stock de peces libres de Aeromonas.
El ácido oxolínico es un tratamiento efectivo en infecciones de Aeromonas en la trucha
arco-iris, y parece capaz de eliminar el estado de portadores, usándolo en reproductores y obteniendo alevines en acuarios desinfectados, y manteniendo una estricta higiene durante un tiempo conveniente, hasta que puedan ser empleados para obtener un stock libre de Aeromonas para criar.
Sobre e tratamiento de ulcerosis, la teoría que propone orígenes virales no es necesaria
puesto que el uso inadecuado de antibióticos ha convertido en muchas cepas en antibióticoresistentes a los antibióticos usados convencionalmente. Se realizarán tratamientos en el agua sólo como apoyo del antibiótico via oral-comida peces.
El agua dura puede causar problemas pues tiende a favorecer la formación de quelatos
con las tetraciclinas, lo que disminuye su eficacia, hay que subir las dosis, si trabajamos con subdosis podemos inducir las resistencias a los antibióticos.
Las inyecciones de antibióticos son efectivas, pero muy caras. Los baños son más
baratos. Se han usado con éxito varias sulfonamidas (trivetrin y tribrissen), antibióticos con neomicina, terramicina, etc…
La eficacia de dichos tratamientos es variable, según el nivel de infección y las
condiciones generales del pez.
Al menos un mayorista británico ofrece peces libres de infección de orígenes
garantizados, manipulándolos con el mínimo estress, tratando el agua con bactericidas
como Cloruro de Benzalconio o cloramina T y dándoles vía oral ácido oxolínico. Una vez los peces se recuperan de la estrés del viaje transoceánico, no se han convertido en
portadores y pueden reintroducirse en otros acuarios. Hay que tener un gran cuidado con las redes que se utilizan para manipular los peces enfermos para los baños, pues pueden
transmitir la enfermedad a los peces sanos. Puede usarse el Cloruro de Benzalconio para
desinfectar, además es detergente, elimina la protección mucosa de las bacterias.
Las úlceras tardan algún tiempo en curarse, aunque la causa que las ha producido haya
sido eliminado. Podemos ayudar limpiando la úlcera con antibacterianos con tactos en
algodón (como la povidona-iodina). Una vez la úlcera esta limpia damos un baño al pez en una solución isotónica con los fluidos del pez, 0,9% en peso. Esto es solo económico
realizarlo en peces de exhibición o en reproductores valiosos, en otros casos es mejor
destruir a los peces.
Fuente: Estudio de las carpas ornamentales:
la “carpa dorada” (Carassiusauratus) y la “carpa koi” (Cyprinus carpio spp. koi).
Alumnos: Asignatura: Sistemas de acuicultura marina.
Escuela Politécnica Superior. Universidad de Almería.
Mayo, 2.002.