Reproducción de peces marinos


Ecología de la reproducción y potencial reproductivo en las poblaciones de peces marinos
2.2.2. Métodos para determinar el grado de desarrollo gonadal West (1990)
Clasificación macroscópica
Se efectúa asignando a los individuos características que se pueden diferenciar a
simple vista. Muchos de los esquemas de clasificación existentes se diseñaron para
especies concretas, pero hay que decir que existe muy poca variación en el modelo de
desarrollo gonadal en teleósteos y no se justifica la proliferación de esquemas de
maduración por especies. La mayor parte de ellas pueden ser clasificadas según una
escala simple de cinco puntos, tales como: inmaduro (juvenil), maduración inicial,
maduración final, puesta y postpuesta. En especies vivíparas la escala es más compleja,
incluyendo la siguientes estados: inmaduro (juvenil), maduración inicial, madurofertilizado,
extrusión larvaria, postpuesta y recuperación. Las especies vivíparas suelen
además desarrollar mixopterigios (órganos copuladoras), que permiten la identificación
externa del sexo y en algunos casos de los estados de madurez en machos. En vivíparos
matrotróficos la complejidad de la escala es aún mayor: en machos es parecida a la de
los teleósteos, pero en hembras hay que distinguir entre los estados de madurez del
ovario (juvenil, maduración y maduro) y los del útero (desarrollo, diferenciación,
gestante y postnatal).
El método macroscópico es el más sencillo, barato y rápido, pero puede ser
subjetivo y su precisión siempre es incierta. La maduración es un proceso continuo y su
división en estados discretos de desarrollo es difícil, sobre todo en los estados de
transición.
Clasificación microscópica
Se basa en el análisis de cortes histológicos de gónadas (generalmente ovarios).
Produce información muy precisa del estado de desarrollo de los ovocitos, aunque la
interpretación es a menudo confusa debido a las diferencias terminológicas entre los
autores. En este tipo de análisis la estandarización terminológica es un aspecto
fundamental y uno de los principales problemas.
Dada la naturaleza progresiva del desarrollo de los ovocitos, es esperable que el
cambio del aspecto de los mismos sea gradual dentro de cada ovario y por tanto hay que
determinar un criterio a adoptar para hacer una clasificación en estados. Sin embargo la
secuencia es la misma en todas las especies. En la mayoría de los casos los ovarios se
clasifican por el estado de desarrollo más avanzado presente, independientemente de su
frecuencia. Otros autores basan la clasificación en los números relativos de cada uno de
los tipos de ovocitos. La primera opción es mucho más simple y en nuestra opinión más
correcta: la aparición de un tipo de ovocitos en el ovario indica inequívocamente que ha
entrado en un estado particular del desarrollo. Pero teniendo en cuenta que en casi todas
las especies se desconoce la duración de cada estado, la asignación basada en las
frecuencias de aparición de los tipos de ovocitos tiene una componente de subjetividad
evidente.
Fuente: Instituto de Investigaciones Marinas (CSIC) Universidad de Vigo
Curso doctorado Ecología de la reproducción y potencial reproductivo en las poblaciones de peces marinos
Fran Saborido-Rey