Oxígeno disuelto


Oxígeno disuelto
Es el gas más importante para los seres vivos, junto con el anhídrido carbónico
(CO2). En las aguas la principal fuente de oxígeno es la atmósfera. Por simple
contacto entre el agua y el aire el oxígeno se disuelve en la superficie. En los ríos la
propia corriente facilita la disolución (por la turbulencia) y cuanto más irregular y
variado sea el curso del río (cascadas, pozas, rápidos o saltos de agua) mayor será la
superficie de contacto con el aire, contribuyendo a oxigenar mejor el agua.
Otra fuente de oxígeno en las masas de agua son las plantas verdes y algas, pero
esta es despreciable frente a la anterior.
La solubilidad del oxígeno en el agua disminuye conforme aumenta su temperatura
y la presión atmosférica. Es decir, que las aguas cuanto más frías y mayor altitud de
encuentran, mayor cantidad de oxígeno contendrán. Por su parte, los organismos
acuáticos, se distribuirán según su óptimo biológico. Por ejemplo, la trucha requiere
aguas ricas en oxígeno y la tenca soporta niveles muy bajos de oxígeno.
Sustancias disueltas y partículas en suspensión
El agua en la naturaleza no es agua pura (sólo agua), además de gases, lleva
numerosos compuestos químicos en su seno. Entre ellos destacan las sales
minerales y la materia orgánica.
Las sales confieren a las aguas sus características químicas. Hay sales que no
ejercen apenas incidencia sobre los seres vivos, aunque algunas de ellas se
necesiten en pequeñas cantidades (cloruros, sulfatos, carbonatos, yodo, etc.), son
los oligonutrientes y los micro nutrientes. Otras sales actúan como macro nutrientes,
tienen en las aguas el mismo efecto que en la tierra, son fertilizantes, sustancias de
gran importancia biológica, por que se necesitan en el crecimiento de los vegetales
y determinan el grado de fertilización de las aguas. Cuanto mayor sea la
concentración de nutrientes mayor capacidad de producir algas tendrá una masa de
agua.
En cuanto a la materia orgánica, de ella va a depender el contenido en oxígeno o la
cantidad de nutrientes. La descomposición de la materia orgánica favorece el
desarrollo de las algas.
Aparte de las sustancias disueltas, las aguas pueden contener partículas en
suspensión, de tamaño microscópico y que no decantan, que afectan a su
transparencia y a la salud y reproducción de los peces.
Aguas Eutróficas y Oligotróficas
Dependiendo de la cantidad de nutrientes presentes en el agua, éstas se pueden
clasificar en Eutróficas y Oligotróficas. Esto se aplica principalmente a lagos y
embalses; un embalse eutrófico se caracteriza por poseer muchas algas y aguas de
color verdoso y poco transparentes. Estos embalses suelen ser muy productivos en
peces, dominando los ciprínidos, pero suelen sufrir periodos críticos de
concentraciones de oxígeno en verano.
Los lagos y embalses oligotróficos, por el contrario, presentan una baja
concentración de fosfatos y nitratos, las algas escasean y la transparencia de las
aguas es elevada, en ellos dominan los salmónidos y no tienen la alta productividad
en peces de los anteriores.
En Andalucía donde la mayoría de los embalses están eutrofizados, los vertidos de
aguas residuales y las actividades agrícolas y ganaderas aumentan cada vez más el
problema con las consecuencias negativas para la vida acuática y los peces.
Fuente: Manual de pesca en Andalucía.
Tarjeta de Identificación del
pescador
Autor: José Manual de pesca en Andalucía.